La verdad detrás de las diferencias entre índica y sativa

Si bien son buenos términos para quienes comienzan a consumir cannabis, hay otros factores que definen los efectos que distintas variedades pueden tener en tu cuerpo. 

Los términos cannabis indica y cannabis sativa fueron introducidos alrededor del siglo XVIII. Sativa se refería a las plantas de cáñamo de Europa y Eurasia oriental, donde eran cultivadas por sus fibras y semillas e índica se refería a las variedades psicoactivas descubiertas en India, donde se cultivaban por las mismas razones, además de su rol en la producción de hachís. 

Hoy en día, estos términos se utilizan para catalogar los miles de cultivares ahora existentes. Actualmente, el término cannabis sativa se refiere a las variedades de hojas angostas, que se piensa inducen efectos energizantes e índica para referirse a las plantas de hojas anchas, las que se piensa que producen efectos sedantes. El término híbrido se usa para aquellas variedades que tienen un balance entre los dos efectos. 

Si bien los términos índica, sativa e híbrido son muy útiles a la hora de entrar al diverso mundo del cannabis, la verdad, sin embargo, va mucho más allá de esta distinción 

De hecho, si miras los componentes químicos dentro de estas dos variedades, te darás cuenta de que no hay patrones claros que expliquen si una planta será siempre sedante o psicoactiva. Para descifrar este misterio, hay que observar este misterio de una manera un poco más profunda, observando componentes como los cannabinoides.  

Los efectos de cualquier variedad dependen de un número diverso de factores como el perfil químico del producto, tu propia biología y tolerancia, además de la dosis y el método de consumo. Un rol importante, sin embargo, lo juegan los cannabinoides.

Cannabinoides

La planta de cannabis tiene cientos de compuestos, pero los primarios entre estos son los cannabinoides, de los que los dos más comunes son THC y CBD.

El THC es el responsable de “volarnos”, nos produce hambre, alivia el dolor, la náusea entre otros efectos. El CBD, por otro lado, es el compuesto no psicoactivo, conocido por aliviar ansiedad, dolor, inflamación entre otras dolencias. 

A la hora de elegir una variedad de cannabis, en vez de considerar si son sativa o índica, podrías utilizar distinciones basadas en qué componentes son más dominantes.

Una planta dominante en THC es elegida generalmente para producir una experiencia de euforia potente. Pacientes con dolor, depresión, ansiedad, insomnio y más son los que eligen estas variedades por lo general.  Si sientes ansiedad con plantas con THC dominante, podrías optar por una con niveles más altos de CBD. 

Variedades con un balance entre THC y CBD ofrecen una euforia leve junto a alivio de síntomas. Tienden a ser una buena opción para consumidores nuevos buscando una introducción a la famosa “volada” del cannabis. Una dosis baja de comida con cannabis (brownies, galletas, etc.) puede darte efectos más largos, en oposición a inhalar y tinturas. 

Déjanos un mensaje

Quizás puedes llamarnos por teléfono en horario de oficina, mientras tanto déjanos un mensaje

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search