¿Qué hace el cannabis con la adicción a las drogas duras?

Hoy, la abstinencia aparece como primordial en las terapias de adiccion a las drogas. A través de ella, millones de personas han podido superar esta enfermedad. Sin embargo, también hay millones a quienes este método no les ha funcionado como esperaban: O han recaído en la adicción, o ni son capaces de abstenerse.

“En principio, lo que hemos estado buscando por muchos años es encontrar intervenciones que conduzcan a abstinencia completa,” dijo la Dra. Nora Volkow, directora del Instituto Nacional de Abuso a Drogas de los EEUU, a CNN Health. Sin embargo, revela que este estado ha sido muy difícil de lograr, ya que muchos adictos volvían al consumo.

La estrategia del harm reduction, o reducción del daño, disputa que prácticas como abstinencia sean la única manera. Esta filosofía lucha contra estigmatizar a las víctimas de adicción, valora la libertad de elección del paciente y desestima prácticas como internarlo contra su voluntad a un centro de rehabilitación o esconderle sus implementos de consumo.

Consignas de esta filosofía van desde promover espacios seguros e implementos limpios para que adictos a las drogas consuman con seguridad hasta pedir la descriminalización total de su consumo y así tratarlo más como un tema de salud pública.

¿Dónde entra el cannabis?

Es en el marco de esta filosofía que entra el cannabis como una solución para adictos que opten por una terapia distinta a la abstinencia.

Según una investigación del 2009, publicada en Journal of Neuroscience, sujetos de estudio adictos a la heroína tuvieron menos ganas consumir cuando estaban bajo la influencia de cannabidiol (CBD). Incluso una semana después de su última dosis de CBD, sus deseos de consumir heroína se mantenían reducidos al igual que sus niveles de ansiedad. 

Este cannabinoide contribuye con recuperar algunos de los daños producidos en el cerebro a causa del consumo de heroína. El estudio observó que el CBD recuperaba las discapacidades provocadas en los receptores de cannabinoides, activando a la vez el sistema de serotonina: el neurotransmisor que se cree que afecta el humor. También alivia las discapacidades creadas por la heroína en el sistema transmisor de glutamato, importante en la toma de decisiones, la cognición e incluso la sensación de recompensa. 

Uso del crack

El BC Centre for Excellence in HIV/AIDS, de British Columbia, exploró los efectos de fumar cannabis en adictos al crack. Analizaron la frecuencia de su consumo en 142 usuarios durante y después de un período de uso de cannabis en paralelo. El consumo de crack no disminuyó durante el período de uso de cannabis, sino después, cuando los participantes reportaron consumir alrededor de la mitad de la cantidad normal.

Ya sabemos que el cannabis no es una droga de entrada, sino una medicina de la naturaleza, ahora hay que seguir levantando el velo moralista de nuestra sociedad: Los adictos son seres humanos, no criminales. Ver su condición como un problema de salud más en lugar de como un delito es esencial en su recuperación. Optar por un tratamiento terapéutico cannábico bajo supervisión médica es igual de válido que un tratamiento mediante abstinencia.

Déjanos un mensaje

Quizás puedes llamarnos por teléfono en horario de oficina, mientras tanto déjanos un mensaje

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search