Nuevos cannabinoides son descubiertos

Año nuevo, cannabinoides nuevos. THCP (tetrahidrocannabiforol) y CBDP (cannabidiphorol) son los nuevos miembros en la familia de casi 150 cannabinoides después de su descubrimiento por dos investigadores italianos. Este es un gran logro en el estudio del cannabis, una tarea difícil de por sí dado al complicado estado legal de la planta en muchas partes del mundo, lo cual dificulta su investigación.  

Es por esto que los avances tecnológicos, además de la implementación de nuevas técnicas analíticas, han sido una gran ayuda en este estudio: Los últimos progresos en espectrometría han aumentado la precisión con la cual los componentes del cannabis son identificados.

De estos nuevos descubrimientos, los cuales se asemejan a los conocidos THC y CBD en estructura y función, el THCP apunta a ser el componente más prometedor terapéuticamente.

¿Cómo funciona el THCP?

Para entender el efecto del THCP, hay que entender un poco de nuestro sistema endocannabinoide, el cual no sólo permite que el cannabis tenga un efecto en nosotros, sino que también regula otras funciones corporales. 

Tanto en nuestro cerebro como en nuestro sistemas inmunológico y gastrointestinal se encuentran los receptores de cannabinoides CB1 y CB2, los cuales producen químicos relativos al bienestar y a propiedades analgésicas. Cuando consumimos cannabis estos receptores se acoplan a los cannabinoides, ya que sus formas se complementan como piezas de rompecabezas, y sus propiedades se potencian.

La estructura molecular de THCP tiene siete eslabones, a diferencia del resto de los cannabinoides, que tienen hasta cinco. Se ha demostrado que esta mayor cantidad de eslabones tiene una mayor afinidad que el THC con nuestros receptores CB1. Es decir, el efecto es más potente.

De hecho, la afinidad conectiva que el THCP tiene con el CB1 es 33 veces más activa que el THC regular, y de 5 a 10 veces más activa con el CB2.

Aunque el CBDP también tiene una cadena de siete eslabones, sus propiedades antiinflamatorias, antioxdantes y antiepilepticas no son una prioridad para los investigadores. Esto es porque el CBD de por sí no tiene un potencial de afinidad tan grande con los receptores CB1 y CB2. De todas maneras, estas propiedades seguirán bajo estudio.

Se cree que el THCP puede dar cuenta de la variedad de reacciones que los consumidores pueden tener frente al cannabis, aún cuando se les suministra cantidades similares de THC. De hecho, una de las posibles implicaciones de este descubrimiento es que tal vez el THC no sea el responsable principal de los efectos psicotrópicos de la planta, sino que se deban en parte al THCP o a componentes aún no descubiertos.

El estudio también sugiere la necesidad de cultivar plantas que no sean dominantes en THC o CBD. Están cada vez más disponibles plantas dominantes en cannabinoides menores como CBDV, CBG, THCV y, probablemente, sea este también el caso de THCP en el futuro. Esto potenciaría la producción de extractos de estos componentes, lo cual permitiría que usuarios saquen todo el provecho posible de cada uno.

Déjanos un mensaje

Quizás puedes llamarnos por teléfono en horario de oficina, mientras tanto déjanos un mensaje

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search